Tours a PieTours por la Ciudad

Caminando Por Petřín

Como mirador para dominar Praga, Petřín es difícilmente igualable, en especial si subes hasta lo alto de su Torre Mirador de 60 metros de altura. Pero no son pocas cosas las que hay por hacer en Petřín, rodeado de sus pintorescos jardines, bellos atractivos, y con abundantes senderos por explorar.

 

Punto de inicio: Náměstí Kinských en Smíchov. Longitud: 2.7 km (1.7 millas y cerca de 2 horas de caminata). La caminata incluye colinas elevadas. Cómo llegar: La estación de metro más cercana al punto de partida es Anděl. Trams 6, 9 72 y 20 van hacia náměstí Kinských (Plaza Kinský). Puntos de descanso: Un buen restaurante, Nebozízek, queda a mitad de camino hacia la Colina Petřín, y en verano algunos bares con bocadillos están en servicio en la cima de la Colina, rodeados de jardines de rosas.

El siguiente paseo lo puedes recorrer por tu cuenta (paseo auto-guiado), o te podemos contactar con un guía profesional en Español. Tu guía puede incluso adaptar este paseo a tus necesidades específicas, como por ejemplo el recomendarte un lugar para almorzar, hacer un crucero por el río o un paseo por tram si ya te agotaste de caminar, etc. Tu guía puede pasar a recogerte a tu hotel, o podemos quedar en que se te encuentre en cualquier punto de la ciudad. Envíanos por email tus datos para que te demos un presupuesto.

 

1.  De la Plaza Kinský hacia el Muro del Hambre. Se dice que el legado Kinsky comenzó hace más de 1000 años, cuando un joven salvó a la hija del Rey, de una manada de lobos. El fue ennoblecido y premiado con un escudo de armas que muestra los dientes de tres lobos. Esto todavía puede verse hoy en el escudo de armas que se muestra sobre la puerta del Palacio Kinsky en la Plaza del Barrio Antiguo.

Caminando Por PetřínLos jardines Kinsky fueron inaugurados en 1827 por el príncipe Rodolfo Kinsky, quien quería crear un refugio de estilo Inglés para su familia. Tiene casi 22 hectáreas, ubicado aquí en un terreno bastante irregular, con alturas que alcanzan hasta 318 metros. Al ingresar a los Jardines a través de un gran portal, si es verano, puedes ser impactado por un penetrante olor a ajo, que ha sido traído hasta aquí desde Asia.

Toma el camino ancho a tu izquierda hacia el Palacio Michna de estilo renacentista, que los Kinskys usaban como casa de verano. Construcción del Palacio – supervisado por el arquitecto Jindřich Koch en la década de 1830 – no fue fácil, ya que los jardines se encuentran en una pendiente, y el terreno tuvo que ser nivelado en muchos lugares para lograr una estructura bien alineada. Hoy en día es un museo de la etnografía. Junto al Palacio se encuentra una estatua de la actriz Checa Hana Kvapilová, quien estaba bien relacionada con el Teatro Nacional de techumbre dorada que se erige a la orilla del río Vltava. Aproximadamente a 50 m (150 pies) por encima del Palacio se encuentra un lago artificial. Sigue tu marcha cuesta arriba, pasando por la Iglesia de San Miguel del siglo XVIII. Esta popular iglesia de madera fue trasladada hasta aquí desde Medvedovce – una pequeña villa Ucraniana – en 1929.

Sigue el camino hacia arriba por unos 20 metros (60 pies), luego sube por los escalones hacia la parte superior hasta encontrar un camino ancho de asfalto, donde es posible que quieras descansar mientras te asombras con las vistas que te esperan. Toma ahora la desviación a tu derecha y luego hacia tu izquierda y entonces verás el lago superior del Jardín Kinský, que está presidido por un sello de bronce de apariencia aislada. Continuando por la ruta, te encontrarás con un portal de de estilo neo-gótico. Al cruzarlo, estarás entrando en las antiguas fortificaciones Barrocas de Praga.

2  Desde el Muro del Hambre hasta la Torre Mirador de Petřín. Continuando por el camino, el Muro del Hambre queda a la vista. Esta defensa medieval, corre a lo largo de Újezd, a través de Petřín y hasta el monasterio de Strahov. Debido a su carácter irregular, originalmente se le llamaba  “Zubatá” (“con dientes”).Aunque los archivos indican que el Muro del Hambre fue mandado a hacer por Carlos IV en 1360 por con el fin de reforzar las defensas del Castillo de Praga, otro mito sugiere que era una estructura de sentido, construida sólo para dar trabajo a los pobres durante una época desesperada de hambruna. De ahí es donde toma su nombre.

Toma el amplio camino de la izquierda por debajo del muro y sigue cuesta arriba por un lado del muro, atraviesa el puente que cruza el funicular (abierto en 1891). Si gustas de un paseo en funicular, el boleto de tram o metro (subterráneo) es válido, pues se trata de un transporte público. Ahora sería el momento de hacer una pausa para comer algo, abajo a tu derecha se encuentra el restaurante Nebozízek. Ya reanimado, sigue hacia la cumbre de la Colina. A tu derecha se encuentra el Laberinto de Espejos, que de modo fascinante imita a las fortificaciones Góticas de Vysehrad. Enfrente se encuentra la Iglesia de San Lorenzo del siglo XII, remodelada a su actual estilo Barroco en el siglo XVIII. Se dice que en el siglo X, se construyó un santuario en sustitución de un  lugar para sacrificios paganos.

3.  Desde la Torre Mirador de Petřín hasta el Monasterio Strahov. Desde el centro del lugar en que te encuentras, se erige la Torre Mirador de Petřín. Esta estructura de armazón de acero – que evoca en más de una forma a la Torre Eiffel – fue construida sólo dos años después que la torre Parisina, en 1891. Aunque, por supuesto, no es tan alta como la Torre Eiffel, debido a su ubicación, la torre de observación se sostiene a una altura superior. Da vuelta a tu izquierda y sigue los señalamientos hacia el Jardín de Rosas.

Este bello Rosario fue plantado por la ciudad de Praga en 1932 y forma tres diferentes siluetas – ventilador, círculo y un parterre. A los admiradores del firmamento les interesará   visitar el Observatorio Štefánik, fundado en 1928 y nombrado en honor del astrónomo eslovaco Milan Rastislav Štefánik, cuya estatua se encuentra en su exterior.

Camina de nuevo hacia la torre mirador, sigue por el lado izquierdo del muro, pasando por algunas capillas que representan las Estaciones del Vía Crucis, que datan de 1834. A continuación, pasa a través de una apertura en el Muro del Hambre, da vuelta a tu derecha, y admira una hermosa casa Barroca. A unos 50m (150 pies), hay otra apertura en el Muro del Hambre por la que debes pasar. Da vuelta a la izquierda hacia la huerta por encima del  Monasterio Strahov, que es una de las vistas más fascinantes de la ciudad. Sal de ahí por donde hiciste tu entrada, da vuelta a la derecha y ve colina abajo a lo largo del muro, a través de la huerta y deja atrás las canchas de tenis para llegar hasta los patios del Monasterio Strahov. El tram no. 22 te llevará de regreso hacia el centro de Praga, pero si tienes tiempo, es recomendable que te quedes un poco más, para visitar los impresionantes pabellones de filosofía y teología de la Biblioteca de Strahov, y luego a cenar con una exquisita cerveza elaborada en su propia cervecería.

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba