Praga Itinerario

Praga en un día

Si se dispone de un sólo día para explorar Praga, concéntrese en el Barrio del Castillo, el Mala Strana y termine la caminata en el centro de la Ciudad Vieja. Una vez llegado al Complejo del Castillo de Praga, deberá visitar la Catedral Gótica de San Vito, la Basílica de San Jorge y pasear por la Calle Golden, repleta de pequeñas y pintorescas casas. Luego podrá descender Mala Strana donde se encuentran las antiguas casas de los ciudadanos y la Iglesia de San Nicolás con su barroca cúpula de cobre. Cruzando el Puente Carlos encontrará locales de recuerdos, actores, artistas, músicos y hermosas vistas de la ciudad donde podrá tomarse el tiempo que desee. Si quiere disfrutar aún más la atmosfera romántica de la ciudad, tal vez sea su deseo abordar el Crucero Venecia; durante este pequeño viaje en bote, cuya duración es aproximadamente de 40 minutos, tendrá la posibilidad de ver los tesoros arquitectónicos de Praga desde el Río Vlatava. El embarcadero se encuentra justo debajo del Puente Carlos y es accesible desde Certovka en la Isla Kampa. Una vez cruzado el puente podrá caminar por la rivera y hacer una pausa en el famoso Café Slavia que se encuentra en el muelle Smetanovo, donde podrá disfrutar de la vista del río y el Castillo, desde otro lado. Luego continuará  el recorrido por la Plaza de Ciudad Vieja, donde se encuentra el Reloj Astronómico y podrá ver el espectáculo de “La caminata de los Apóstoles”, que se realiza a todas horas. Desde allí se puede continuar la caminata por la Calle Celetna, donde se encuentran casas de importancia tanto histórica como arquitectónica, como La Casa de los Tres Reyes, la Casa del León Blanco, la Casa del Sol Negro y  La casa de la Madonna Negra.La última es la más interesante de éstas y su visita realmente vale la pena, la misma data de 1912 y es parte de la exhibición permanente del Cubismo Checo organizado por el Museo Checo de Bellas Artes. La Calle Celetna lleva hacia la Torre de la Pólvora, la cual se encuentra al lado de laCasa Municipal,este edificio es uno de los más prominentes por sus características Art Nouveau; edificada entre 1906 y 1912, es un punto popular donde los visitantes suelen detenerse a dibujar sus ribetes dorados, vitrales y esculturas. Regularmente se realizan exhibiciones y conciertos.

 

Praga en dos días

Día 1:

Caminata hacia la Plaza de Ciudad Vieja, visita obligatoria al Reloj Astronómico y la hermosa Iglesia Gótica de Nuestra Señorade Tyn o la Iglesia Barroca de San Nicolás. Desde ahí  podrá dirigirse hacia el Puente Carlos y tomar bellas fotografías. Luego, subir hasta el imponente Castillo de Praga donde le esperan la Catedral de San Vito, la Calle Dorada y el Jardín Real. Si está agotado por la caminata, podrá hacer un tramo por la montaña y luego caminar hacia el castillo por el otro lado. Cuando le dé hambre, podrá volver a la Plaza Malostranske y comer un tradicional plato Checo en alguno de los numerosos restaurantes y bares del lugar.

Día 2:

El segundo día es bueno para relajarse explorando y disfrutando la ribera del río. Desde la Plaza de Ciudad Vieja, caminar hacia Josefov, visitar el Museo Judío y tomar un café en Slavia o el Café Imperial. Hacia la tarde, ir de compras a la Plaza Wenceslao. Por la noche, tomar unos galones de la mundialmente famosa cerveza Checa en el bar U Pinkasu, o si gusta de escuchar música clásica, podrá asistir a un concierto en el Rudolfinum.

 

Praga en tres días

En los dos primeros días, sigue el itinerario anterior. Para el tercer y último día: por la mañana, o bien puede hacer un recorrido de medio día al castillo medieval Karlstejn, visitar la cercana ciudad medieval de Kutna Hora, visitar algunos de los museos y galerías o ir de compras, entre otras cosas. Por la tarde, puede cenar en alguno de los restaurantes del Mala Strana, y luego tomar el teleférico hacia la cumbre del monte Petrin. Es un excelente lugar para una caminata relajada en los pacíficos jardines, con hermosas vistas de la ciudad; para una vista aún más espectacular, no deje de visitar la Torre del Observatorio de Petrin. Si tiene energía suficiente, puede continuar caminando desde el monte Petrin hasta el Pohorelec (Hradcany) y visitar el Monasterio Strahov. Desde aquí, puede tomar el tranvía número 22 a la ciudad.

 

Praga en una semana – descanso largo en la ciudad

Tome los lugares de interés que mencionamos anteriormente en el itinerario de tres días, y agregue la visita a museos, galerías y el Parque Stromovka, incluyendo el Parque de Exhibiciones. Si tiene energía suficiente, tome el recorrido turístico desde Letná hasta el Château Troja y tome un bote de vuelta hacia el pueblo, o viceversa. También tendrá tiempo para hacer un viaje de un día a Kutná Hora o coger el tour de la Cervecería Pilsner. Una semana entera le dará más tiempo para empaparse de la atmósfera de la ciudad y no se aburrirá.

PAT

Check Also

Cultura Selecta Checa

Con sus producciones de clase mundial, de ballet y de música clásica, sus excepcionales e históricas sedes y los precios increíblemente económicos de sus boletos, no es sorprendente que Praga sea uno de los verdaderos centros culturales del mundo. Así que sería una pena que el visitante deje la capital Checa sin presenciar algún espectáculo. La historia musical de Praga es rica y variada. Esta ciudad no tan sólo es renombrada por ser la cuna de algunos de los más grandes compositores de la historia, incluyendo Antonin Dvořák o Bedřich Smetana, sino que también atrajo a grandes compositores extranjeros, como Wolfgang Amadeus Mozart (quien estrenó Don Giovanni en la ciudad en 1787).