Palacio Sternberg

El edificio barroco del siglo XVII, construido por el conde Wenceslas Sternberg entre el 1698 y el 1707, ahora alberga la extraordinaria colección de los Antiguos Maestros de la Galería Nacional.

El palacio se encuentra detrás de la Plaza Hradčany y su colección está organizada cronológicamente según el país de origen de cada uno de los artistas. La obra que se considera la posesión más preciada de la galería es la Fiesta de las Guirnaldas de Rosas  (1506) de Albrecht Durer; obtenida por el emperador Rodolfo II porque representaba uno de sus antepasados, Maximiliano I (que se aprecia sobre el fondo junto con el Papa Julio II). La pintura alemana también está representada en este espacio por Holbein el Viejo y Lucas Cranach, con el fascinante Adán y Eva. Se encuentran trabajos de Geertgen tot Sint Jans, Jan Gossaert y los Brueghels, padre e hijo. La pintura La Danza Campesina, de Peter Brueghel el Viejo, tiene un ritmo que sugiere la armonía de un animado baile. Totalmente excepcional entre los trabajos más tardíos, se presenta un retrato de Rembrandt, Estudioso leyendo (1634) y algunas pinturas de Rubens, incluyendo el Martirio de San Tomás (1637-39), que le fue encargado por la iglesia de Malá Strang. En comparación, el Renacimiento Italiano se encuentra menos presente; aún así, Andrea della Robbia, Sebastiano del Piombo y Piero della Francesca han sido incluidos en la colección y también se pueden encontrar bellísimos paneles del altar del artista sienes del siglo XIV, Pietro Lorenzetti. En la galería se pueden encontrar pinturas del siglo XVIII de artistas de la Escuela Veneciana, que incluyen a Tiepolo y Canaletto, y dos obras españolas, La Cabeza de Cristo de El Greco y un retrato de Goya, el de Don Miguel de Lardizabal. La magnífica colección de arte Francés de los siglos XIX y XX se encuentra ahora en el Palacio Veletrzny.

Dirección: Hradčanský náměstí 15, Hradčany; Abierto Martes-Domingo desde las 10:00 hasta las 18:00; Entrada: libre cada primer Miércoles del mes.

PAT

Check Also

Puente de Carlos

El Puente de Carlos, del siglo XII, está casi siempre repleto de turistas y checos por igual, especialmente durante los meses de la primavera y el verano. El Puente de Carlos seguramente figura entre las atracciones turísticas más importantes de la ciudad y debería ser el primer sitio de tu lista de lugares para ver.