Home / Consejos / Razones para Visitar Praga en el Verano

Razones para Visitar Praga en el Verano

No puede equivocarse al visitar Praga en el Verano, especialmente si le gusta estar rodeado de personas – montones y montones de personas. El Puente Charles en el verano es un mundo de gente entrando al puente por cada extremo y se apretujan y reúnen en el centro. Todas las pequeñas calles estrechas se abultan. Verá todo tipo de entretenidas personas de todo el mundo caminando por doquier con mapas delante de sus rostros y sus cámaras sobre sus hombros. La mayoría de ellos están de buen humor y felices de estar donde estén.

Los viejos castillos e Iglesias ofrecen un pequeño Descanso del cálido sol. Hay bancos por toda la ciudad para que simplemente se siente y observe a las personas que pasan. Existen praderas, parques, e incluso el Jardín del Rey para que se recueste y descanse sus agotados pies. No hay nada mejor en un día de verano que caminar hacia la pequeña colina frente al castillo, encontrar un pedazo de césped, recostarse con sus brazos detrás de su cabeza y disfrutar la vista completa de la ciudad.

Y no se olvide de la cerveza. Comparada con la mayoría de la cerveza alrededor del mundo, la cual está fuertemente carbonatada, la cerveza checa no, por lo que se digiere más fácilmente. Con un poco de sudor en su frente, nada lo hace sentir mejor que sostener un helado vaso en su mano y dejar que la cerveza fluya desde su paladar hasta su estómago dejando que refresque su interior. Siéntese, deje que el sol lo bañe, escuche música, deje que su mente divague y tómese una Pilsner. Praga no puede ser vencida en el Verano.

A lo largo del verano hay shows musicales, shows de ópera, festivales, viajes en lanchas por el río, playas en el río, jardines y patios de restaurantes. Es una fiesta entre las antiguas edificaciones los cuales han celebrado muchas, muchas veces antes el verano.

PAT

Check Also

Devolución del IVA y límites aduaneros

Los turistas residentes fuera de la UE podrán solicitar la devolución del impuesto sobre el valor añadido (IVA) de sus compras siempre que el precio incluido el IVA de artículos supere los 2000 CZK. En tal caso se deberá presentar en la aduana la factura sellada, el impreso de exportación de artículos y mostrarlos. El importe de devolución se solicitará en el próximo viaje a la República Checa directamente en el comercio donde se realizó la compra o en la empresa gestora que tiene su punto de reembolso del IVA en el aeropuerto de Praga-Ruzyně.