Paseos Auto-Guiados en el Tram #22

Paseos Auto-Guiados en el Tram #22En vez tomar un paseo por autobús por Praga, toma libremente un paseo por tram. El tram #22 ofrece un agradable paseo para conocer Praga. Pasa aproximadamente cada 5 o 10 minutos, y los pasajeros pueden subir o bajar cuando quieran (se requiere de un boleto estándar de 32 CZK que es válido durante 90 minutos).

Toma el tram en Barrio Nuevo para ir por el río hacia el Barrio Pequeño, luego hacia el castillo (este tram hace parada en Pohořelec). Te darás cuenta de lo sencillo que es el utilizar los trams, ubicarte, y viajar directamente hacia el castillo (ahorrándote unos 250 CZK en taxi y mucho esfuerzo).

Comienza en la parada de Národní Třída (frente a la estación de Metro /subterráneo del mismo nombre, Toma el tram más cercano al Metro, del mismo lado del camino donde se ubica el supermercado Tesco). Este tram hace algunos vaivenes y desemboca en Národní Třída (Calle Nacional). O, debido a que muchos de los alojamientos recomendados para pasar la noche y comer se encuentran cercanos a la parada en Náměstí Míru (4 paradas antes de Národní Třída), bien podrías iniciar tu paseo por aquí.

Národní Divadlo es la siguiente parada, y notarás el Teatro Nacional frente al Café Slavia, justo antes de que el tram cruce el río. Indaga las opciones para la renta de botes (la isla cuenta con muelles de renta) así como las románticas riveras, y explora las bellas vistas del castillo. A trescientos sesenta metros río arriba, y más difícil de ver, se encuentra La Casa Danzante, diseñada por Frank Gehry.

En la siguiente parada, Újezd, frente al parque. Observa el Monumento a las Víctimas del Comunismo—las figuras espectrales de bronce parecen decender por las escaleras en la esquina del parque. Un funicular te lleva hacia la Torre Petřín al estilo de la Eiffel.

Entonces, el tram va hacia el norte a partir de la parada de Hellichova, viajando paralelamente a la Isla de Kampa del lado derecho (el del río). Por el lado izquierdo, pasa por la Iglesia de Santa María Victoriosa, frecuentada por peregrinos fieles al Niño Jesús de Praga. Enseguida, el tram asciende lentamente por la colina, y entra a la Plaza del Barrio Pequeño. Podrás ver el Puente Charles por el lado derecho al final de la calle.

Luego, el tram se detiene en la parada más próxima al Puente Charles, Malostranské Náměstí. Esta es la plaza principal del Barrio Pequeño, y se caracteriza por la Iglesia de San Nicolás. Aquí, puedes subir hacia el Castillo de Praga por la calle Nerudova.

Por el lado izquierdo, 14 metros después de la parada de Malostranská, está la entrada hacia el Palacio de los Jardines de Wallenstein. Del lado derecho del parque, y detrás de ti, se encuentra un nuevo monumento de dos luchadores por la libertad durante la Segunda Guerra Mundial (después de esto, un puente cruza el río Vltava hacia el barrio judío, Josefov). Ahora, el tram hace el recorrido más largo entre estaciones- ideal para que los  inspectores de boletos aparezcan y sorprendan a todos aquellos que no viajan con boletos válidos. Después de que el tranvía termina de hacer su ascenso y hace un giro de improviso hacia la izquierda, tendrás a la vista la Puerta de Písek, o Puerta de Arena (Písecká Braña) a la derecha, que es una de las pocas puertas Barrocas del sistema de  fortificación de Praga que aún se conservan.

Královský Letohrádek es la parada siguiente. Allí mismo, a través del camino están los Jardines Reales y el Palacio de Verano, que te conduce de manera fragante hacia los sanitarios públicos y hacia el Castillo de Praga.

Si tienes mucha prisa por disfrutar de las vistas del castillo, baja en la parada de Pražský Hrad para encontrar la ruta más directa hacia la entrada del castillo. Si dispones de más tiempo, no te bajes, para hacer un popular recorrido desde Pohořelec, que se narra en seguida.

Brusnice es la parada siguiente, y desde aquí se puede ver el barrio del Nuevo Mundo (Novy Svet), una zona donde el tiempo se detuvo con pequeñas casas y calles adoquinadas, sin turistas ni tiendas (para llegar hasta aquí desde la parada, pasa por el pequeño parque que tiene una estatua-que queda ligeramente hacia la izquierda, y baja luego por las escaleras).

Este tram ahora transita a través de un cinturón verde construido a todo lo largo de los remanentes de la muralla de la ciudad. La parada Pohořelec es la ruta preferida hacia el castillo, así como también es la parada más próxima hacia el Monasterio de Strahov. Bájate aquí, y todo será de bajada. Otra opción es que tomes el tram en sentido opuesto y hagas el recorrido en forma inversa.

Recorriendo la Ruta Larga: Si quisieras observar la actividad de Praga sin ningún rastro de turistas, quédate en el tram en busca de 3 establecimientos Franceses especializados en quesos y mariscos, lo que indica que este barrio de la década de 1930 ahora está habitada por familias jóvenes y cosmopolitas. Puedes disfrutar de una comida razonablemente barata y de buena calidad  en “Por el León Blanco”, que está a tu izquierda cuando bajas del tram, o elegir entre una amplia gama de pastas de semilla de amapola disponibles en el pequeño café – panadería al otro lado del camino (junto al establecimiento de pescados y mariscos). También puedes pasear, o tomar un tram, (2 paradas más adelante) hacia el tranquilo monasterio Benedictino Břevnovský Klášter. Este se encuentra 5 paradas después de Pohořelec. Está construido en un sencillo estilo Barroco y tiene un discreto restaurante, un jardín y el bien reconocido Hotel Adalbert. Para volver en cualquier momento al castillo y monasterio Strahov, simplemente toma el tram # 22, que viaja en dirección contraria.

Check Also

Cena con paseo en barco

Disfrute de un agradable crucero de 3 horas por Praga. Praga es siempre hermosa, sin importar la hora del día, pero es especialmente mágica durante la noche. Cuando el Sol se pone, sus brillantes rayos iluminan los antiguos edificios de la ciudad, que se ven mejor desde el Río Moldava, que cruza el centro. Durante el crucero navegaremos por el Moldava pasando por las famosas vistas de Praga como el Puente Carlos, Malá Strana, la Iglesia de San Nicolás, el Castillo de Praga y el Teatro Nacional – mientras que disfruta de buena comida y música en vivo en la cubierta.