Home / Puntos de Interés / Catedral de San Vito

Catedral de San Vito

Catedral de San Vito

La imagen dominante del Castillo de Praga, el templo más grande y más importante de Praga y a la vez el símbolo espiritual del estado checo, es la Catedral de San Vito.

Un estrecho pasaje conduce al tercer patio del castillo, e inesperadamente les sorprenderá una panorámica de la inmensa y terrorífica fachada de la Catedral de San Vito que se levanta a tan sólo pocos pasos. Es posible entrar en la Catedral a través de una puerta al oeste. Las torres de la Catedral de San Vito, una estructura elegante pero poderosa en estilo Gótico Francés, se erigen más allá de las murallas. Es la iglesia más grande del país y contiene numerosas capillas menores, frescos y piedras sepulcrales: de no perderse son los vitrales coloridos de los ventanales (realizados por el famoso artista del dell’Art Nouveau Checo Alfons Mucha) que, literalmente, brillan con todas sus maravillosas peculiaridades al interno de la nave. La capilla más bella de todas las que se encuentran al interno de la catedral alberga el sepulcro de San Venceslao, el “Buen Rey Venceslao” de los cánticos de Navidad; que se ha convertido en una meta de peregrinaje y muestra escenas de la vida de Cristo. La habitación de la Coronación contiene las Joyas de la Corona de Bohemia y la Cripta Real es el sitio donde el Rey y la Reina de Bohemia han encontrado el reposo definitivo (Carlos IV, Venceslao IV, Jorge de Poděbrady y Rodolfo II).  La entrada más al sur de la catedral, la Puerta Dorada, está decorada con un mosaico de colores donde destaca el color oro que representa el Juicio Final, fechado en el año 1370; y es uno de los tesoros de arte que se pueden encontrar en el Distrito del Castillo. Es posible subir los 96 metros de la torre para disfrutar de una maravillosa vista sobre la ciudad y apreciar los mecanismos de relojería. La torre Sigismund Bell, realizada en el año 1549, es el campanario más grande de Bohemia.

Se necesitaron casi seis siglos para completar la Catedral de San Vito. Los trabajos iniciaron con el actual edificio Gótico construido en el año 1344, bajo la dirección de Matthias de Arras. El alemán Petr Parléř y sus hijos fueron los responsables encargados de la realización de la parte superior del coro y de las capillas circundantes, que fueron completadas en los inicios del siglo XV. A la torre de la parte sur se le adjuntó el campanario Renacentista en el 1562, al cual más tarde se le añadieron otros detalles barrocos particulares. La nave y la impresionante parte final al oeste resalen a la segunda mitad del siglo XIX. El Portal Dorado (la entrada original) en la parte sur contiene un mosaico del Juicio Final, fechado en el 1370, al cual después de la reestructuración, se le ha vuelto a conferir su esplendor original. La Capilla de San Venceslao, construida entre los años 1358 y 1367, es una de las partes más antiguas del edificio y atesora las decoraciones más bellas. En la parte inferior de las paredes están incrustados jaspes y amatistas brillantes, mientras que los frescos (siglos XIV-XVI) representan escenas de la pasión de Cristo y de la vida de San Venceslao (el santo que ha sido enterrado justo debajo de la capilla). Los fundamentos de la basílica Románica provenientes del siglo XI fueron desenterrados cuando los trabajos de la catedral estaban por culminar y se pueden admirar en la cripta, junto a los sarcófagos de los reyes de Bohemia. El Rey Vladislav Jagiello fue quien comisionó el bellísimo Oratorio Real en el año 1480: su techo abovedado se entrelaza formando las ramas de un árbol, convirtiéndose en un detalle realmente particular. Un estupendo monumento funerario en plata dedicado al culto del santo John de Nepomuk se erigió en la capilla en el año 1736. Uno de los querubines señala la lengua del santo, que según se dice nunca se ha deteriorado. La catedral también ostenta bellísimos vitrales coloridos del siglo XX y los notables retratos de los santos Cirilo y Metodio realizados por Alphonse Mucha en la tercera capilla en el final de la parte oeste.

Catedral de San Vito

Tumba real

Delante del altar principal de la catedral se halla el mausoleo real y bajo éste, en el subsuelo de la catedral, la tumba real.

Capilla de San Wenceslao

El centro de culto de la catedral es la Capilla de San Wenceslao con la tumba de San Wenceslao – patrono del país checo, preciosamente decorada.

Además de los cultos tuvieron lugar aquí también las coronaciones de reyes y reinas checos. También están depositadas aquí las joyas de coronación checas de oro de ley, ricamente decoradas con piedras preciosas y perlas – Corona de San Wenceslao (1346), Cetro real y Pomo imperial (del siglo XVI).

Corona de San Wenceslao

La corona de San Wenceslao es de oro de ley de 21 o 22 quilates, pesa casi 2,5 kg y está decorada con 96 piedras preciosas no talladas. El rubí de la corona checa es el más grande, utilizado en joyería, del mundo. 6 de los 9 zafiros más grandes del plantea están puestos en la corona de San Wenceslao. En el pico de la corona se halla la crucecita de zafiros en la que está insertada la espina que, por lo visto, procede de la Corona de espinas de Cristo.

La joya fue encargada por el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico Carlos IV para la solemne ocasión de su coronación como rey checo. Según la leyenda el que se la pone en la cabeza sin justificación estará sentenciado a morir.

 

Abierto: Todos los días  Abril-Octubre desde las 9:00 hasta las 17:00, Noviembre-Marzo desde las 9:00 hasta las 16:00.

Dirección: Complejo del Castillo de Praga

Entrada: libre para una pequeña parte de la Catedral; con un coste para la cripta, la torre y la capilla.

 

[mappress mapid=”21″]
PAT

Check Also

Puente de Carlos

El Puente de Carlos, del siglo XII, está casi siempre repleto de turistas y checos por igual, especialmente durante los meses de la primavera y el verano. El Puente de Carlos seguramente figura entre las atracciones turísticas más importantes de la ciudad y debería ser el primer sitio de tu lista de lugares para ver.