Home / Barrios de Praga / Los Cuatro Barrios de Praga

Los Cuatro Barrios de Praga

Praga, hasta cerca del año 1800, tan sólo consistía en 4 barrios separados que tenían 4 diferentes plazas principales, y se encontraban divididos por murallas defensivas. Cada barrio tenía características diferentes, que se originaron por las personalidades de los individuos que los poblaron en su inicio. En nuestros días, la mayor parte de este encanto de Praga se conserva con el singular espíritu de sus barrios.

Four Quarters Prague

Hradčany (Barrio del Castillo): Las clases gobernantes han ocupado la Colina del Castillo desde el siglo IX, cuando el primer castillo fue construido sobre el promontorio que domina el vado que atraviesa el Río Vltava. Una vez que los Checos se convirtieron al Cristianismo, esta cima—que se alinea en dirección este/oeste—era el lugar idóneo para un centro de oración, y por tanto, de una catedral (donde la tradición dicta que ha de ser construida con el altar orientado hacia el este). Finalmente, los nobles construyeron sus palacios de representación cerca del castillo para ganar influencias con el Rey, rivalizando con la Iglesia. Los visitantes pueden tener la sensación de estar recorriendo esta zona en un sofisticado carruaje impulsado por caballos. El Barrio del Castillo—que aloja las oficinas presidenciales y de relaciones exteriores—cuenta con espléndidas construcciones y arte de alto nivel, con unos cuantos pubs y algunos comercios.

Malá Strana (El Barrio Pequeño): Este barrio de refinados palacios y jardines Barrocos se levantó con el resurgimiento del mercado que se había quemado en la década de 1540. Los nobles Checos y Europeos que se mudaron aquí estaban muy orgullosos por los diseños de sus jardines. Durante los años noventa, después de muchas décadas de descuido, estos jardines fueron escrupulosamente restaurados. Mientras que algunos son únicamente accesibles para los parientes de los nobles de antaño—tales como los del Parlamento Checo y de las embajadas de Alemania, Polonia y Estados Unidos—algunos otros están abiertos para los turistas.

Staré Město (Barrio Antiguo): El Barrio Antiguo se comunica con el Barrio Pequeño a través del Puente Charles. Un barrio en crecimiento desde el siglo X, este lugar ha sido un muy activo centro comercial desde hace mucho tiempo—atestado de gremios, comerciantes y seguidores de Jan Hus. Él fue un reformador de la Iglesia que impulsó un estilo Checo para el catolicismo. Los muros de este barrio se pueden trazar sobre un moderno mapa de caminos (un remanente de ese amurallado que rodeaba el barrio, es la Torre de Pólvora, y el río complementa este perímetro). La zona fangosa cercana al codo del río—la menos atractiva y por tanto asignada a los Judíos—se volvió un ghetto (hoy se le conoce como el Barrio Judío o Josefov).

Nové Město (Barrio Nuevo): El Barrio Antiguo está rodeado por el Barrio Nuevo—tienen sus malecones hacia el río perfectamente alineados—ambos se encuentran incluidos dentro de la muralla externa de Praga. Durante el siglo XIV, el Rey levantó este barrio, y triplicó el área que habría de ocupar Praga. La Plaza Wenceslas solía ser un mercado de caballos de gran actividad en este sitio. El Barrio Antiguo, hasta nuestros días, se encuentra separado del Barrio Nuevo por un “foso” (que se relaciona con una calle con el nombre de Na Příkopě). Una vez que pasas a través de la activa Na Příkopě, dejas atrás las tiendas de cristalería y souvenirs, y te encontrarás en un barrio de encantadoras tiendas y plazas comerciales, al servicio tanto de turistas como de lugareños.

 

[mappress mapid=”113″]
PAT

Check Also

Josefov

Josefov, antes llamado Barrio Judío, se originó del asentamiento de comerciantes judíos y casas de cambio que estaban junto del antiguo vado sobre el río Vltava, en el extremo norte de la ostrov Slovanský (Isla Eslava) que se extendía desde un lugar que hoy queda frente al Teatro Nacional a todo lo largo de Kaprova Street, por la orilla del cauce original del río Vltava. Debido al antisemitismo medieval, la ciudad tenía murallas con puertas robustas, cuyo número ascendió a siete en el año 1848.