Home / Transporte / Conduciendo en la República Checa

Conduciendo en la República Checa

Manejando en la República ChecaSi tienes la intención de conducir, una licencia adquirida en cualquier país de la UE es válida en el resto de países miembros de la UE, pero todo conductor de un país ajeno a la UE tiene que tener una licencia de conducir internacional. Debes obtener una licencia de conducir de la República Checa si resides a largo plazo en el país. Esto también se aplica si eres propietario de un coche comprado en la República Checa. También necesitas tener un comprobante internacional de seguro (conocido como Tarjeta Verde). Esto comprueba que tienes un seguro de responsabilidad civil por daños a terceros.

Antes de conducir, asegúrate de estar sobrio porque la República Checa no tolera el conducir con alcohol (a los conductores no se les permite beber alcohol en absoluto, y lo mismo se aplica a las drogas).

Asegúrate que tu cinturón de seguridad y los de tus  pasajeros estén abrochados (incluyendo a todos los del asiento trasero del coche, así como que el coche esté equipado con ellos). Los niños menores de 12 y los menores de 18 años con estatura menor a 150 cm no pueden viajar en el asiento al lado del conductor a menos que se sienten en un asiento para niños aprobado y que no haya bolsa de aire en el asiento del pasajero. Los niños pequeños deben estar en asientos aprobados para niños ya sea que estén al frente o en la parte posterior.

El uso de un teléfono celular (o de cualquier tipo de dispositivo eléctrico de mano) no está permitido al conducir. La velocidad máxima permitida en las zonas urbanas es de 50 km/ h. Esto sube a 90 km/ h en las vialidades principales y, a 130 km/ h en las autopistas. Todo vehículo debe tener sus luces encendidas, sin importar la hora del día que sea.

Los motociclistas, junto con sus pasajeros, deberán usar cascos de protección, y el límite de velocidad para las motos es de 90 km/ h en carreteras y autopistas, y 50 km/ h en las ciudades y pueblos.

La República Checa no tiene casetas de peaje. En cambio, tendrás que comprar una pegatina para tu parabrisas. Estas pegatinas (dálniční známka) se pueden comprar en los puestos fronterizos, oficinas de correos y gasolineras. Llena la etiqueta con el número de registro de tu coche y fija la parte en forma de escudo a la esquina inferior derecha en el interior del parabrisas. Conserva el talón de forma rectangular como comprobante de compra. Cada coche alquilado debe tener una pegatina de autopista ya fijada. Si se te encuentra sin esta se te impondrá una multa de hasta 5000 CZK. Una etiqueta válida por 10 días cuesta 310 CZK, durante 30 días 440 CZK, y por un año 1500 CZK.

En una autopista, sólo se te permite rebasar por el lado izquierdo – pero esta regla es infringida con frecuencia. Si participaras en un choque, no muevas tu carro hasta que llegue la policía. Si tuvieras que moverlo, por seguridad, graba la situación de cada carro antes de hacerlo. En situaciones de emergencia, los conductores de automóviles pueden pedir ayuda a tráfico por carretera, o al UAMK, marcando 261 104 123 o 1230. Ofrecen un servicio 24 / 7. Encontrarás teléfonos a cada milla o 1.6 km, de cada autopista.

 

Conduciendo en Praga

Ponerse al volante en Praga significa invariablemente angustia, retrasos y confusión, y eso se acentúa los viernes y  domingos. Si no es indispensable, aparca tu coche en tu hotel o lejos del centro de la ciudad y usa en cambio el transporte público o los taxis.

 

Reglas de Manejo

Reglas de ManejoLa edad mínima para conducir es de 18 años. El tráfico se mueve a la derecha. El uso del cinturón de seguridad es obligatorio para los pasajeros de asientos delanteros y traseros. Se prohíbe que niños menores a 12 años o con menos de 1.50 metros de estatura (4 pies 9 pulgadas) viajen en el asiento delantero y deben usar un asiento de seguridad para niños. Los faros deben estar siempre encendidos, incluso durante el día. El límite legal de alcohol en la sangre es cero, si la policía te para por cualquier motivo, estarán obligados a hacerte la prueba del alcoholímetro. En carretera, los automovilistas están obligados a mostrar en su parabrisas una pegatina (calcomanía) de pre-pago, adquirida en la frontera o en las gasolineras. Una calcomanía válida por 10 días cuesta 310 CZK por 30 días 440 CZK, y por un año 1500 CZK. Los trams tienen el derecho de paso al señalar vuelta para cruzar en tu camino. Los  conductores pueden rebasar a un tram sólo por la derecha, y sólo en caso de que el tram esté en movimiento. Deberás detenerte detrás de cualquier tram que se encuentre subiendo o bajando  pasajeros donde no haya isla de pasajeros. En caso de accidente, contacta inmediatamente a la policía si el costo probable de la reparación sea mayor a los 20.000 CZK o si se ocasionó alguna lesión. Aún en caso de que el daño fuera menor, es una buena idea reportar el accidente a obtener una constancia de la policía para efectos del seguro.

 

Aparcamiento en Praga

Aparcar en Praga nunca fue fácil, pero en los últimos dos años la situación mejoró. El aparcamiento está ahora regulado por distrito, lo que significa que el aparcamiento para no residentes es imposible en los distritos de Praga 1, especialmente en la plaza histórica.  Los visitantes y no residentes pueden aparcar libremente en otras áreas de la ciudad, pero encontrar un sitio es prácticamente imposible. Si todavía intentas llegar en coche, prueba a arreglar el aparcamiento con antelación a través de tu hotel. La mayoría ofrece alguna forma de aparcamiento con una tarifa adicional (200 CZK-300 CZK por noche). También existen parkings en las tiendas InterContinental, Palladium y Kotva, entre otros sitios, aunque a 100 CZK por hora, puede subir rápidamente la tarifa.

Una alternativa más barata es usar los espacios “Park & Ride” (P&R) cerca de las estaciones de metro en las afueras de Praga. La multa por aparcamiento ilegal es normalmente  un cepo en la rueda o, peor: que te lleve el coche la grúa al parking de la policía. Calcula un par de horas de burocracia, multa y tasas que harán unos 2000 CZK.

PAT

Check Also

Billetes de Transporte Público

El sistema de transporte público de Praga utiliza dos tipos de billetes diferentes – los billetes para los tramos cortos y los billetes para los tramos más largos. Estos billetes se pueden comprar en los distribuidores automáticos (que poseen instrucciones en Inglés y devuelven el resto), en todas las estaciones del metro y en los quioscos. El billete deberá validarse (timbrarse) en la entrada de la estación del metro y sobre el tranvía/autobús para confirmar el inicio del periodo de validez del mismo. Usualmente podrán encontrar a los inspectores vestidos de civil y dispuestos a emitir una multa del monto de 700 CZK (29 EUR) a todo aquel que sorprendan sin el billete o el pase.