Josefov

La principal atracción de Josefov es el antiguo gueto judío, que sigue siendo uno de los lugares más notables de Praga. Aunque ya fue demolida la urbanización amontonada de calles del antiguo gueto en la década de 1890, para dar paso a calles con mansiones de lujo de cinco pisos, seis sinagogas, al Ayuntamiento judío y al cementerio medieval que aún dan testimonio de la historia. Es una zona bastante pequeña que se extiende en la periferia del Barrio Antiguo, delimitada por el río y la Calle París (Pařížská) – la zona más cara de toda Praga engalanada con boutiques de marcas de prestigio.

Josefov, antes llamado Barrio Judío, se originó del asentamiento de comerciantes judíos y casas de cambio que estaban junto del antiguo vado sobre el río Vltava, en el extremo norte de la ostrov Slovanský (Isla Eslava) que se extendía desde un lugar que hoy queda frente al Teatro Nacional a todo lo largo de Kaprova Street, por la orilla del cauce original del río Vltava. Debido al antisemitismo medieval, la ciudad tenía murallas con puertas robustas, cuyo número ascendió a siete en el año 1848. El auto-gobierno de la ciudad tenía como norma el que Judíos fueran considerados como siervos ante la autoridad. La vida en esta ciudad era muy difícil para la mayoría de los Judíos por la razón de la imposibilidad de extenderse territorialmente y por las tantas deportaciones para expulsarles de Bohemia. Así siguieron las cosas hasta la llegada de José II, en cuyo honor se nombra el barrio Judío, el otorgó derechos de igualdad a este Barrio en sus reformas religiosas de la segunda mitad del siglo XVIII. A principios del siglo XX, los viejos edificios fueron totalmente reconstruidos y así Josefov quedó completamente fusionado con el entorno del Barrio Antiguo, sin embargo, estos notables monumentos históricos como lo son el cementerio Judío y las Sinagogas, la Antigua-Nueva, la Pinkas, la Maisel, Klausova o la Sinagoga Española se han conservado.

El Barrio Judío de Praga ofrece una nueva dimensión que incluye nombres como Marek Mordechal Mayzl, un precursor, Jakub Bassevi, un comerciante, Jehuda Löw ben Bezalel – El famoso rabino Low o Franz Kafka, el escritor. Esta dimensión amplía sin duda la plenitud cultural de Praga, ya sea en lo que respecta al comercio, la ciencia, al arte o en el estilo de vida.

Sinagogas en la Ciudad Judía

Sinagoga de Klausova

La Sinagoga Klausova fue la más grande del geto . El edificio actual fue construido después de un incendio ocurrido a finales del siglo XVII.

Sinagoga de Maisel

La Sinagoga de Maisel de tres naves hoy en día acoge la exposición del Museo Judío que muestra la historia de los judíos en los territorios de Bohemia y Moravia.

Sinagoga de Pinkas

En los años de posguerra la sinagoga se convirtió en el Memorial de judíos checos y de Moravia que fueron víctimas de la persecución nazi. Los nombres de 77297 víctimas de holocausto fueron anotados en los muros de la sinagoga. Una colección de 4500 dibujos infantiles creados en Terezín en los años 1942-1944 forma parte de la exposición.

Sinagoga Española

En el lugar del oratorio judío más antiguo de Praga fue construida en el año 1868 la Sinagoga Española, de estilo morisco.

Sinagoga Alta

Originalmente formaba parte del ayuntamiento judío y por eso también la llaman del ayuntamiento. Actualmente vuelve a formar un conjunto con el ayuntamiento.
Desde el año 1997 funciona otra vez como oratorio del pueblo judío praguense.

 

[mappress mapid=”48″]
PAT

Check Also

El Barrio Pequeño (Mala Strana)

tarde llamado El Barrio Menor de Praga, fue fundado por el rey Premysl Otakar II, en el año 1257. Sin embargo, desde el siglo VIII, se asentaba un mercado aquí. Después de la fundación del Barrio, los pobladores originales fueron desplazados por los colonos en su mayoría de nacionalidad extranjera.