Home / Historia / La Comunidad Morava Judía

La Comunidad Morava Judía

Mientras que los cementerios y sinagogas Judías en Praga han atraído a los turistas durante muchos años, los otros centros Judíos en la República Checa han sido re-descubiertos muy recientemente. En tierras Checas ya se tenía una comunidad Judía de tamaño razonable a inicios de la edad media y, en 1254, los Judíos recibieron la protección Real por medio de un estatuto emitido por el rey Přemysl Otakar II. El cual no siempre se cumplió, puesto que los  Judíos todavía sufrían de los abusos y discriminación idénticos a los que se presentaban en otras partes de Europa. A pesar de los ocasionales pogroms y expulsiones, la cultura Judía fue capaz de prosperar. En 1938, la población Judía de Bohemia y Moravia era aproximadamente de 120000 personas, y la enorme escalinata de la Sinagoga principal en Brno da una idea de la riqueza y de las proporciones de la comunidad judía local. El Holocausto y la 2 ª Guerra Mundial desquebrajó esa comunidad, eliminando a más del 50% de la población. Muchos de los sobrevivientes se alejaron al finalizar de la guerra, y otros más abandonaron el país en 1968, cuando la invasión Rusa acabó con cualquier esperanza de libertad. En esos días, la cantidad de Judíos entre la población era difícil de determinar, pero se estima que eran alrededor de 6000. A lo largo de la era comunista, esta comunidad mantuvo un bajo perfil, a pesar de que desde 1989, Moravia y Bohemia celebran lo que queda de esta cultura alguna estuvo viento en popa. Muchas sinagogas fueron destruidas por los nazis y algunas fueron convertidas para utilizarse en otros fines. Sin embargo, algunas todavía sobreviven, tal como lo hacen algunos cementerios – muchos de los cuales tienen lápidas que datan de hace 3 siglos. Sería difícil encontrar alguna población en Moravia que no tenga una historia judía, y a continuación se mencionan algunos de los detalles más importantes:

 

BoskoviceBoskovice

En Boskovice, al norte de Brno, hay un cementerio que tiene lápidas que datan del siglo XVII. Estas lápidas están distribuidas en líneas sobre una colina boscosa, en una zona tranquila y evocadora. (Se puede conseguir una llave en el centro de información local) la calle Plackova  todavía conserva muchas casas Judías.

 

HolesovHolešov

En Holešov, al norte de Zlín, la sinagoga Judía (cierra los Lunes) está en Striční, 2 cuadras a espaldas de la oficina de información de la plaza principal, Náměstí E Beneša. Nombrada como Synagoga Šachova, en honor de uno de sus más famosos rabinos, este edificio se remonta a 1560.

No obstante, su maravilloso interior es principalmente del siglo XVIII, desde sus excelentes herrajes hasta la pared con inscripciones en Hebreo. La galería fue convertida en un museo compacto. A espaldas de Striční, en Hankého, se encuentra la entrada del cementerio judío. Algunas de las lápidas más recientes sirven como un emotivo recordatorio de que los Judios de Moravia no fueron eliminados por completo en 1945. Cientos de lápidas antiguas, que se remontan al siglo XVII, están repartidas sin orden determinado.

 

Mikulov

Desde 1369 (por lo menos), una comunidad judía ha existido en Mikulov, que está cerca de la frontera con Austria, al sur de Brno. A lo largo del siglo XIX, este número llegó hasta 3500. Hay un par de raros monumentos que se conservan desde el siglo XV, la Sinagoga en Husova 13, y el descuidado cementerio Judío Brněnská.

 

TrebicTřebíč

Cerca de la Basílica de San Procopio, edificada al pie de una colina que domina Třebíč, era lo que solía ser el Barrio Judío. En 2003, tanto el barrio como la basílica fueron declaradas por  la UNESCO como Patrimonio de la Humanidad.

Un par de sinagogas- una en Tiche náměstí de 1639, y la otra en Bohuslavova 42 todavía permanecen. Hacia el norte de la primera se encuentra el mayor cementerio Judío de la República Checa fuera de Praga, con 3000 lápidas que datan de la década de 1640.

PAT

Check Also

La Caída del Comunismo

El legado del comunismo aún perdura en muchas de las vidas, corazones y mentes en La República Checa y aún afecta la psicología de la gente, así como en las condiciones económicas y sociales del país. Resulta evidente que el comunismo fue algo que arrebató muchas cosas en la vida de la gente Checa, muchas de las cuales aún se están tratando de integrar a sus vidas – en un proceso que tardará mucho en terminar.