Home / Seguridad / Praga figura en la National Geographic como la Ciudad de los Timos

Praga figura en la National Geographic como la Ciudad de los Timos

La ciudad capital exige una disculpa por parte de los productores del documental Ciudad de los Timos (Scam City) ya que dicho documental de la National Geographic retrató a Praga como una ciudad repleta de timadores. Los representantes de Praga reclaman el hecho de que el presentador, Conor Woodman, empleó ayudantes contratados para el documental y que rodó escenas preparadas con los mismos. Pero, tal como sostiene la historia en Stream.cz, las prácticas descritas por Woodman sí son reales. Lo que es más, suelen ser mucho peores.

Los hallazgos de la policía fuera de escena del documental Scam City, que fueron reportados en Octubre, provocaron unas reacciones muy fuertes. La policía sostiene que Woodman no grabó situaciones reales, sino que creó escenas artificiales cuyos protagonistas eran actores contratados. Grabó, por ejemplo, cómo un conductor de taxi cobraba un precio exageradamente elevado por un tramo muy corto, y cómo un vendedor de salchichas le daba cambio de un billete de cien en lugar de cambio de uno de doscientos.

Los principales gestores de Praga indican que el reportaje es manipulativo y perjudicial para la fama de la ciudad. A raíz de esto, la ciudad decidió contratar a un abogado que se preparará para emprender posibles acciones legales. El canciller de la legislación, Lukáš Manhart, defendió que se requeriría una disculpa adecuada. “Determinaremos el medio concreto para esta disculpa,” dijo citando el ČTK.

Es triste que la ciudad deba luchar para limpiar su nombre cuando debería estar dedicando sus esfuerzos a mejorar su situación y resolver décadas de antiguas prácticas de ciertos conductores de taxi poco honestos y de casas de cambio que cobran tasas exageradas.

 

Puede Regatear en las Casas de Cambio

La cuestión es si Woodman realmente mintió en su reportaje, o si simplemente mostró situaciones que existen en la actualidad, pero con la ayuda de actores contratados. Un equipo de reporteros decidió examinar el problema. En la primera parte de la investigación examinaron las casas de cambio de Praga; en la segunda parte examinaron los conductores de taxi. El resultado en ambos casos fue peor de lo que se retrataba en el documental de la National Geographic.

Un reportero que se hacía pasar por extranjero intentó cambiar 300$ en varias casas de cambio de Praga. Los hallazgos fueron impresionantes. En un lugar le ofrecieron 5432 coronas por esa cantidad, mientras que en otra casa de cambios le ofrecieron 4493 – que según la persona que atendía se debía al cobro de una comisión del 20 por ciento.

Pero tal como descubrieron los productores del reportaje, las casas de cambios no siempre ofrecían un precio fijo. Cuando el protagonista se daba la vuelta, rechazando la oferta, el empleado de la casa de cambios le ofrecía un descuento hasta la mitad de la comisión que había ofrecido inicialmente. En otra casa de cambios, se le ofreció una mejor tasa de cambio cuando dijo que podría conseguir más dinero en otra casa de cambios.

En su reportaje, Woodman intentó cambiar 50 Euros. En una de las casas de cambios le ofrecieron 1220 coronas Checas, mientras que en otra sólo le ofrecieron 903 coronas Checas.

 

Cuatro Kilómetros en Taxi por 800 CZK

En otra parte del documental, el reportero y su equipo se centraron en los taxistas de Praga. Decidieron verificar la experiencia vivida por Woodman, quién había viajado desde la Plaza de Wenceslao hasta la Antigua Plaza Central pagando 754 coronas. Pero para su sorpresa, el conductor de taxi les cobró 820 coronas por el recorrido, que había sido de tan solo unos cuatro kilómetros. El precio por kilómetro fue por tanto de unos 195 CZK, además de una tarifa de entrada de 40 CZK.

La reacción de un policía local fue inquietante en el momento en el que el Sr. Rubeš – aún haciéndose pasar por un turista – le pidió ayuda. Incluso le mostró una factura del taxista. Pero el policía simplemente se encogió de hombros y dijo que no era competencia de la policía.

El autor entonces le preguntó a otro taxista cuánto le cobraría por un viaje de vuelta desde la Plaza de Wenceslao hasta la Antigua Plaza Central. Éste le dijo que el viaje costaría unas 500 coronas. El precio, escrito directamente sobre el taxi, indicaba que un kilómetro costaba 28 coronas y que la tarifa de entrada era de 40 coronas. El viaje de cuatro kilómetros hubiera costado 150 coronas según esta tarifa.

 

Ocasionalmente se Paga a los Participantes, Admitió la Agencia

El documental Scam City se estrenó el pasado Noviembre en la República Checa. Una agencia de rodaje, Zig Zag Productions, lo había rodado a principios de año para la National Geographic.

“Los timadores a los que grabamos sólo fueron alertados de la verdadera razón de nuestra producción después de que Conor – el actor principal – hubiese sido víctima del fraude. Notificar a los participantes de que han sido grabados es una práctica estándar. Como compañía de producción debemos obtener un formulario de autorización por parte de cualquier persona que aparezca en el programa. En ocasiones incluso pagamos a los participantes; una práctica que también es habitual. Les compensamos por la pérdida de ingresos o la interrupción técnica del lugar,” sostuvieron hace unos días Brent Baker y Peter Day, productores de la compañía Zigzag.

Check Also

Leyes sobre la Droga en la República Checa

Las leyes y la política liberal de Praga la han convertido en un destino con reputación de ciudad tolerante en lo que a fumar hierba se refiere. De hecho, se estima que al menos medio millón de residentes utilizan regularmente la marihuana y son ignorados por las autoridades y tolerados por el resto de la población. Muchos pubs y bares no turísticos fuera del centro permiten fumar en su interior. ¡Pero que no se les ocurra encender un porro en una discoteca! La posesión de droga es ilegal en la República Checa.