Home / Historia / La Caída del Comunismo

La Caída del Comunismo

El legado del comunismo aún perdura en muchas de las vidas, corazones y mentes en La República Checa y aún afecta la psicología de la gente, así como en las condiciones económicas y sociales del país. Resulta evidente que el comunismo fue algo que arrebató muchas cosas en la vida de la gente Checa, muchas de las cuales aún se están tratando de integrar a sus vidas – en un proceso que tardará mucho en terminar.

Cualquiera que no haya vivido durante el periodo del poder comunista, no será capaz comprender con exactitud lo que éste representó ésta época para hombres, mujeres y niños. El gobierno mantenía un gran control sobre la libertad de expresión y se daba el caso de que aquellos que se negasen a formar parte del Partido Comunista podrían perder sus empleos y también tendrían a sus hijos anotados en listas negras para cuando llegasen a solicitar empleo en el futuro. Como te podrás imaginar, la mayoría de la gente odiaba al sistema, pero no eran capaces de manifestarse en contra de éste, con una aplastante sensación de desesperanza en aquella época – una nación que se quería librar de sus cadenas, pero que simplemente no podía hacerlo.
Uno de los principales legados del comunismo, lo fue la actitud de la gente Checa respecto a los aspectos importantes de la vida. El sistema comunista destruyó su sentido de individualismo y convirtió a la población en una entidad – un grupo de personas despojadas de sus propias opiniones, destrezas y méritos individuales. Esto hizo que la gente Checa se volviese introvertida, lo cual ocurre hasta nuestros días, es así como muchos Checos pueden caracterizarse por no creer que pueden llegar a realizar cambios en gran escala, ni tampoco de ser los amos de su propio destino.

A pesar de la represión política y del brutal control gubernamental, hay mucha gente que aún tiene gratos recuerdos de aquella época – esto es algo que puede parecer extraño para quienes nos visitan del extranjero. Mucha gente aún la recuerda como una época en la que se les entregaban ayudas básicas, y todos los ciudadanos tenían asegurados un lugar para vivir y un empleo del cual depender. Hoy en día la gente se tiene que preocupar por su hipoteca, deudas, permanencia en el empleo y muchos otros factores, los cuales se perciben como mucho más estresantes que los del régimen anterior.

En esencia, todos aquellos carentes de grandes ambiciones estaban felices de vivir en la forma en la que el régimen comunista se los permitía, mientras que a todos aquellos que si tienen tales ambiciones les encanta el hecho de que ahora son libres para ir en busca de sus sueños en el mundo actual.

Un aspecto que nunca fue sometido al sufrimiento, aún durante los tiempos más difíciles, lo fue el sentido del humor Checo. El cual se puede ver en sus películas producidas a partir de 1989, muchas de las cuales muestran situaciones con alto grado de sarcasmo e ironía, mediante personajes que no se toman la vida muy en serio. No es ninguna coincidencia que estas películas comenzaron a producirse en cuanto régimen se desplomó. Una de las principales características de estas cintas lo fue su rebeldía en contra de la autoridad, lo cual es la consecuencia directa de toda la frustración acumulada en la gente durante todos esos años de opresión.

PAT

Check Also

La Primavera de Praga en 1968

A principios de 1968, Antonín Novotný – un político conocido por su postura de mano dura – fue sustituido como Primer Secretario del Partido Comunista por la figura reformista de Alexander Dubček, un Eslovaco. Con la asignación de éste hombre, que fue escalando los peldaños del Partido Comunista, y con su visión reformista, se impactó definitivamente a los líderes Rusos, quienes tenían el control de éste estado satélite.