Becherovka

BecherovkaBecherovka – El Licor de la Nación Checa

La mayor parte del tiempo, los recuerdos agradables de los viajes están relacionados con memorables experiencias culinarias. Esto explica por qué el Becherovka Original, que es un licor de hierbas con más de 200 años de tradición, proyecta el buen nombre de la República Checa. Como uno de los íconos de la República Checa, este licor completamente natural elaborado en base a hierbas, une a gente de todos los rincones del planeta.

En 1807, Josef Becher Vito, quien era un farmacéutico, inventó este licor – apodado el “manantial número 13” de Karlovy Vary (famosa ciudad balneario de Bohemia occidental). Becher basó su receta secreta para el Becherovka en las pruebas que había hecho con el Dr. Frobrig, médico Británico. Con su mezcla finamente equilibrada de especias y hierbas, esta receta había ido de generación en generación de la familia Becher.

Hoy en día, sólo un par de personas en la empresa conoce la receta. El Becherovka se acostumbra disfrutar como un aperitivo o digestivo, debe ser servido frío alrededor de los 25°F (-4 °C) a 21°F (-6 °C). Esta es la mejor temperatura para que se manifieste su sutil equilibrio de especias y hierbas, y su sabor se vuelve deliciosamente suave y consistente, refrescante y chispeante. Además, podrá saborear Becherovka en combinaciones de varios cócteles también. Beton, que es un cóctel tradicional de Becherovka con hielo, limón y tónica, es el cóctel más conocido. En 1967, este cóctel fue un gran éxito en la EXPO de Montreal. Actualmente, su refrescante sabor todavía impresiona.

PAT

Check Also

Pubs tradicionales checos

Seguramente ya ha escuchado que los checos elaboran alguna de la mejor cerveza del mundo. ¿Entonces dónde mejor para disfrutar de esta pálida, dorada cerveza rubia; y extrañas variedades de cerveza negra que en un bar tradicional checo? El tigre dorado - Ésta es una cantina bastante antigua, con excelentes precios en cerveza, sólo 30 CZK por medio litro de la espumosa cerveza rubia Pilsner Urquell. Cuando Bill Clinton visitó la República Checa, Vaclav Havel le llevó a este bar, para que conociera una real cantina checa.